Consejos prácticos para visitar Montreal

Clima

· Montreal es una de las ciudades más frías de Norteamérica. Si vas a visitarla entre mediados del otoño y mediados de primavera, asegúrate de ir bien protegido contra el frío con abrigos adecuados, calcetines, bufandas o gorros. Es muy frecuente que haya nieve en las calles durante este periodo, por lo que es fundamental también que tus zapatos sean resistentes al agua. Evita permanecer en la calle mucho tiempo los días de frío y si tienes que moverte por el centro de la ciudad recuerda que la ciudad subterránea -el RESO- es una fantástica opción para no pasar frío.

· El invierno es frío, pero el verano no lo es. La ciudad cambia completamente y sus habitantes quieren pasar en la calle el tiempo que han tenido que estar encerrados en casa en invierno. Aprovecha el buen tiempo para participar en los festivales callejeros o aprovechar los eventos culturales al aire libre.

Idioma

·El idioma oficial de la provincia de Quebec -y de la ciudad de Montreal- es el francés. No obstante, en Montreal hay numerosos anglófonos, con lo que no te resultará difícil encontrar personas que hablen inglés. En la ciudad podrás comunicarte con prácticamente todo el mundo y en las tiendas te atenderán sin problemas si hablas en inglés. No obstante, los locales suelen agradecer el esfuerzo del visitante que intenta hablar en francés. Hay una comunidad latina importante, así que tampoco sería raro que encontraras personas que puedan hablarte en español.

· No obstante, aunque sea posible vivir en la ciudad hablando sólo uno de los dos idiomas, para la gran mayoría de los empleos en Montreal -especialmente en aquellos relacionados con la venta al público- solicitarán un buen dominio tanto del inglés como el francés.

Electricidad y enchufes

· El voltaje eléctrico en Canadá es de 100V al contrario de los 220V que se utilizan en otras muchas partes del mundo. La mayor parte de cargadores de ordenadores portátiles, teléfonos móviles o cámaras están preparados para funcionar indistintamente en ambos, pero no está de más que te asegures de ello mirando sus especificaciones antes de viajar. Es peor en el caso de otros pequeños aparatos eléctricos que funciona con corriente. Si puedes evitar llevar cosas como planchas o secadores y utilizar los que encuentres allí, mejor.

· El formato de los enchufes es de dos clavijas planas, similar al de Estados Unidos. Si necesitas enchufar algún aparato eléctrico, llévate un adaptador desde casa. Tampoco tendrás problemas para encontrarlo allí en ferreterías, tiendas de electrodomésticos o bazares de un dólar, pero así podrás utilizarlo desde un primer momento.

Dinero y compras

· Canadá es un país caro en general. Aunque Montreal sea, entre las grandes ciudades canadienses, la más barata, eso no quiere decir que no sea una ciudad cara. Canadá no es un buen destino turístico para quien está muy justo de dinero y si estás planeando una visita es mejor que hayas ahorrado lo suficiente como para poder disfrutar del viaje. La comida y el ocio son los capítulos que probablemente subirán más tus gastos.

· Las tarjetas de crédito internacionales son ampliamente aceptadas en la mayor parte de establecimientos y atracciones, así que si tu banco en tu país de origen no te cobra comisiones específicas por utilizarlas en el extranjero, son una buena opción para no tener que recurrir a tener que llevar mucho dinero en efectivo encima.

· El dólar canadiense es una divisa diferente que el dólar de Estados Unidos. Ambas cotizan a niveles similares, pero son diferentes billetes y monedas. Es frecuente que en los establecimientos más turísticos de Montreal te permitan el pago con dólares americanos, pero en los Estados Unidos no te aceptarán dólares canadienses. No obstante, las monedas pequeñas estadounidenses de 1, 5, 10 y 25 céntimos sí que son habitualmente aceptadas en las transacciones de Canadá.

· Los precios de los comercios no incluyen los impuestos indirectos. Así que es mejor que lo tengamos en cuenta a la hora de evitarnos sorpresas a la hora de pagar. Los impuestos indirectos en la región de Quebec -el GST y el QST- suman el 14,97%.

· La propina en bares, restaurantes y otros muchos servicios es obligatoria y suele ser de una cantidad no inferior al 10% del precio del servicio, siendo el 15% una cifra bastante más aproximada. A veces cuesta tiempo acostumbrarse a qué servicios la requieren y cuales no. Por ejemplo, los restaurantes -tanto en barra como en mesa- la requieren, pero no los establecimientos de comida rápida.

· Si se nos ha olvidado llevar en la maleta algún artículo de higiene personal o alguna pequeña herramienta, podemos ir a la cadena de tiendas de un dólar Dollarama, donde podremos comprarlos por poco dinero y en envases de tamaño reducido.

Transporte público

· La STM cuenta con numerosos tipos de billetes diferentes, así que piensa bien tus necesidades de viaje durante un día antes de comprar el billete. El billete de dos viajes es práctico, pero si viajamos por la tarde-noche el billete específico nos puede permitir ahorrar mucho dinero. También son muy prácticos para los visitantes los billetes de tres días y los de fin de semana.

· Para comprar el billete del autobús 747 que va al aeropuerto internacional de Montreal Trudeau en el propio autobús necesitaremos tener 9 dólares en monedas, lo que muchas veces no llevamos encima. Para evitarlo, basta con pasar antes por alguna estación de metro o tienda autorizada y comprar el billete de transporte diario que podremos pagar con billetes o tarjeta. Si acabas de llegar a Montreal y has comprado este billete en el propio autobús recuerda que será válido también para viajes ilimitados dentro de la ciudad durante 24 horas, así que no lo tires al acabar tu viaje.

· El transporte interurbano en Canadá es muy caro, por lo que en Quebec están funcionando muy bien las opciones de coche compartido para viajes entre ciudades para reducir los costes. Dentro de estos servicios, la web de Amigo Express es la que más oferta de viajes compartidos suele ofrecer.

Moverse por la ciudad

· Las calles de Montreal suelen ser bastante largas, por lo que es bueno tener algunos puntos de referencia. Por ejemplo, la Rue Berri separa a las calles que la cruzan entre Este y Oeste, por lo que a la hora de ir a un lugar en calles como Sainte Catherine o Maisonneuve tenemos que distinguir entre Este y Oeste para saber a qué lado de la ciudad tenemos que ir.

· Es frecuente que a la hora de darnos indicaciones de algún lugar no se nos dé la dirección exacta de la calle, sino la intersección entre dos calles. Esto se debe a que las calles suelen ser tan largas que es más fácil ubicar un lugar por el cruce más próximo que por el número de la calle.

· El invierno es muy duro en Montreal. Si te toca estar en la ciudad durante los meses más fríos del año y tienes que moverte por el centro de la ciudad intenta utilizar los pasadizos del RESO -la ciudad subterránea– para escapar del frío. La orientación bajo tierra no es muy buena, así que si vas a pasar unos días en la ciudad, familiarízate con tus rutas más habituales y, si no vas a estar mucho tiempo, presta atención a los mapas y señales indicativas que aparecen en las galerías para no perderte.

· Para subir al Mont Royal lo más rápido son las escaleras de madera. Sin embargo, si te sobra tiempo y buscar un poco de naturaleza, no te apetece hacer tanto esfuerzo o no puedes subir por las escaleras, hay senderos que te llevan hasta el mirador. Ten cuidado, también, si vas al Mont Royal desde la zona de Plateau. No todos los caminos que suben por las laderas van a dar a parar a la cima y algunos te llevarán a perderte por entre los dos cementerios que hay en la ladera. Sigue las señales.