Excursiones cercanas a Montreal

Quebec City

La ciudad de Quebec es la capital de la provincia del mismo nombre y, muy probablemente, la ciudad con más espíritu francés de toda América. Está situada en el tramo final del río Saint Laurent, muy cerca ya del Océano Atlántico y gran parte de su atractivo turístico reside en el encantador centro histórico amurallado, que data del siglo XVII.

La zona más interesante de la ciudad desde el punto de vista turístico es el Vieux Quebec, situada en la parte alta de la colina que domina la ciudad. A ella podemos acceder por las cuestas o diversos tramos de escaleras que comunican la parte alta y la baja de la ciudad, o por el funicular. Sus calles ofrecen una sucesión de pequeños edificios de la época colonial, coronados por el Chateau Frontenac, el palacio símbolo de la ciudad convertido hoy en un hotel de lujo.

Es una zona especialmente agradable para callejear, pero también podemos visitar edificios representativos como el Morrin Centre -la antigua cárcel- o la Citadel, aparte de museos como el de Bellas Artes de Quebec o el de la América Francesa o numerosos restaurantes de cocina francesa y quebequesa.

Es interesante, también, contemplar la vista de la ciudad desde el río Saint Laurent. Podemos hacerlo en alguno de los ferries de transporte público que cruzan el río -como el que lleva a Levis- o contratando alguna de las excursiones turísticas.

En las proximidades tenemos también dos lugares de interés no lejos del centro de la ciudad. Las Cataratas Montmorency están situadas a unos 15 kilómetros del centro y tienen una altura máxima de 83 metros. Algunos kilómetros más al norte, nos encontramos también con la Basílica de Sainte Anne de Beaupré, un importante centro de peregrinación de la zona.

Si vas en la temporada de invierno, puedes pasar también a visitar el hotel de hielo situado a pocos kilómetros del centro de Quebec. Hay que tener en cuenta que la ciudad tiene un clima extremadamente frío en invierno.

Para llegar de Montreal a Quebec City en transporte público podemos optar por el tren o el autobús.Via Rail hace el recorrido en unas tres horas y media desde la estación central en la zona de Bonaventure, mientras que la empresa de autobuses Orleans Express cuenta con numerosas salidas en diferentes momentos del día.

Mont Tremblant y las Laurentides

Las Laurentides son una región verde situada a aproximadamente dos horas de coche al norte de Montreal. Es una zona montañosa, jalonada de pequeños pueblos y paisajes naturales, en la que también nos encontramos con algunas estaciones de esquí.

Mont Tremblant es la población más turística de las Laurentides y, al estar situada a prácticamente la misma distancia de Montreal que de Ottawa, suele ser un destino habitual de vacaciones o de escapadas cortas de los habitantes de ambas. Es una población pequeña, pero muy agradable, con una vida muy enfocada en su estación de esquí -durante el invierno-, o en sus lagos y parajes naturales -durante el verano-.

Mont Tremblant es una pequeña localidad ubicada junto al lago Tremblant y la estación de esquí y el parque nacional del mismo nombre. La zona más cercana a la estación de esquí es la más turística y comercial, por lo que a pie de pista encontraremos numerosas tiendas pequeñas de material deportivo y de esquí y un gran número de establecimientos de hostelería.

La temporada alta turística en Mont Tremblant es el invierno, cuando las pistas de esquí están a pleno rendimiento. No obstante, durante el verano las posibilidades de hacer senderismo o de nadar o navegar en alguno de los lagos de la zona permiten que sea un destino muy interesante.

Para llegar desde Montreal a la región de las Laurentides hay una línea de autobús que tiene tres salidas cada día desde la estación de Berri UQAM.

Ottawa

Ottawa es la capital de Canadá y una de las excursiones más interesantes desde Montreal, de la que le separan unos 200 kilómetros. Está situada a orillas del río Ottawa, que separa las provincias de Quebec y Ontario, aunque ya en la zona anglófona del país. Tiene algo más de un millón de habitantes en su área metropolitana y es una ciudad cuya actividad gira, en gran medida, relacionada con los aspectos administrativos y de gobierno.

Precisamente son los edificios administrativos e institucionales los más visitados de la ciudad de Ottawa. El Parlamento de Canadá en la zona de Parliament Hill, es la principal imagen de la ciudad y su monumento más representativo. Aunque por fuera es un edificio muy llamativo, con su gran torre central, también podemos visitar su interior gracias a alguno de las visitas guiadas. En las noches de verano también podremos disfrutar de un espectáculo audiovisual sobre el país proyectado sobre la fachada del edificio.

Aparte del Parlamento, Ottawa nos ofrece también una serie de museos nacionales que podemos visitar para conocer más sobre la historia y la sociedad canadiense. Entre ellos destacan el Museo Canadiense de la Guerra, el de la Civilización o el de la Agricultura.

Ottawa cuenta también con muchos parques y entornos naturales en sus proximidades. Si cruzamos el río Ottawa y llegamos a la vecina localidad de Gatineau, podemos encontrarnos con un enorme y agradable parque forestal.

Hay que mencionar también el Canal Rideau, un canal de navegación artificial de unos 200 kilómetros que atraviesa parte de la región de Ontario, pasando por ciudades como Kingston o Ottawa. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Resulta atractivo tanto en verano, cuya orilla nos permite dar agradables paseos; como en invierno, cuando se congela y se convierte en la mayor pista de patinaje del mundo.

Es muy fácil viajar de Ottawa a Montreal en autobús o en tren en apenas dos horas de viaje. Si viajamos en autobús, la mejor opción son los autobuses de la compañía Greyhound que salen desde la estación de Berri UQAM, mientras que los trenes de Via Rail salen de la estación central, en el área de Bonaventure.

Kingston y las Thousand Islands

Las Thousand Islands es un grupo de islas ubicadas en el río Saint Laurent, fronterizo entre Estados Unidos y Canadá, a unos kilómetros al este de la ciudad de Kingston. Son pequeñas islas diseminadas por el río, muchas de las cuales albergan pequeñas mansiones y palacios que servían como lugar de descanso para la clase alta de principios del siglo XX.

La mejor forma de conocerlas es con algunos de los cruceros turísticos que salen de las localidades situadas en la orilla del río. No obstante, aunque Kingston es la ciudad más grande de la zona y se la menciona como la referencia turística para llegar a las Thousand Islands, las rutas de barco más interesantes salen desde la pequeña localidad de Gananoque.

En la zona de Kingston -que fue la primera capital de Canadá y cuenta con un centro histórico pequeño, pero agradable- tenemos una serie de islas situadas en el Lago Ontario, frente a la ciudad, pero no tan interesantes como las que se encuentran río abajo. La principal referencia para estas islas es el Boldt Castle, situado en territorio de los Estados Unidos.

Llegar a Gananoque desde Montreal no es fácil. No hay rutas de autobuses y sólo hay un tren diario de Via Rail que te deja en una estación situada aún a bastante distancia del pueblo. Lo más fácil es ir en coche o, si no podemos, tenemos la cara opción de ir hasta Kingston en autobús o tren y, desde allí, ir en taxi.

Una vez en Gananoque, tenemos excursiones en barco de diferentes duraciones. Las más sencillas están alrededor de una hora, sin paradas, mientras que hay otras de mayor duración que incluyen comida o una parada en alguna de las islas. Si elegimos la opción de visitar el Boldt Castle desde Canadá, tendremos que llevar encima nuestra documentación de viaje para atravesar la frontera de los Estados Unidos.

Toronto y las Cataratas del Niágara

Toronto es la ciudad más poblada y la capital económica de Canadá. En su área metropolitana residen cerca de seis millones de personas, de las que se estima que alrededor de la mitad no han nacido en Canadá. Esto hace que Toronto sea una de las ciudades multiculturales por excelencia en el Mundo.

Te puede interesar: Nuestra guía de TorontoEs una ciudad con un inconfundible estilo norteamericano, con escasos edificios históricos, calles rectas y un centro de la ciudad con rascacielos y grandes edificios de oficinas rodeado por barrios residenciales más tranquilos. La ciudad está situada a orillas del Lago Ontario, lo que hace que la presencia del agua sea importante en la vida de la ciudad, pese a estar a cientos de kilómetros del mar.

Lo mejor de Toronto es su carácter dinámico, su vida multicultural y su amplia oferta cultural. Es una ciudad dinámica y comercial, con mucha vida. No obstante, cuenta también con varios lugares turísticos que podemos conocer durante nuestra visita.

La CN Tower es el símbolo turístico de Toronto. Se trata de una de las mayores torres de comunicaciones del mundo, con dos niveles de observación para tener una vista de la ciudad desde las alturas. Los locales no están muy orgullosos de ella, pero es visita obligada para los turistas. Desde ella podemos ver los rascacielos del centro de la ciudad, los extensos barrios que la componen y el Lago Ontario. Si la visitamos al atardecer y esperamos a que se haga de noche, podremos tener la vista de Toronto desde las alturas de día y de noche. Personalmente, la entrada me parece demasiado cara para lo que se ve.

En el Lago Ontario, frente al Downtown, nos encontramos también con las Islas de Toronto, que son un agradable parque al que podemos llegar con un ferry local en unos 15 minutos. En ellas, aparte de disfrutar de un bonito paseo, tenemos las mejores vistas del centro de la ciudad.

Los barrios de las diferentes comunidades extranjeras residentes en Toronto también son llamativos. En ellos podremos encontrar tiendas, restaurantes y una personalidad propia dependiendo de cuál sea la colonia que la ocupa. Chinatown es el más céntrico, pero Little Portugal, Greek Town o Korea Town son otros de los que podemos visitar.

Justo detrás de Chinatown nos encontramos con la peculiar zona de Kensington Market, el barrio hippy de la ciudad, con pequeños cafés y tiendas de segunda mano. También son interesantes los museos, como el Royal Ontario Museum o la Art Gallery of Ontario.

A algo más de 100 kilómetros de Toronto podemos visitar también las Cataratas del Niágara, lo que lo hace perfecto para una breve excursión de un día. Las Cataratas se encuentran en la localidad de Niagara Falls, en la frontera que marca el río Niagara entre Canadá y Estados Unidos. Las Cataratas son un grandioso espectáculo natural, pese a que a su alrededor haya surgido una industria turística que ha llevado a la zona hoteles, casinos y atracciones varias. Si las visitamos en verano, podemos incluso tomar el barco Maid of the Mist, que nos acercará a las Cataratas del Niágara desde el agua.

Aparte de las Cataratas, la región del Niágara es muy agradable de visitar. En ella podemos encontrarnos pequeños pueblos coloniales -como Niagara on the Lake-, así como algunas bodegas en las que podremos probar el Icewine, el vino típico de la zona.

En el Blog de VoyaInternet.com: Excursión a las Cataratas del NiágaraLlegar a Toronto desde Montreal no es difícil, ni excesivamente caro, aunque el tiempo de viaje (unas 5 horas y media en transporte público) sí que hace que sea más indicada para una excursión de dos o tres días que para una sola jornada. Hay trenes, pero la opción más económica es la de los autobuses de Megabus -con parada cerca de Bonaventure- o Greyhound -desde la estación de Berri UQAM y con transbordo necesario en Ottawa-.

Si queremos ir a las Cataratas del Niágara desde Toronto, estas dos compañías de autobús disponen también de salidas frecuentes.